Click on the slide!

Pepsico México lanza el Nuevo Mamut Pop

México, D.F.- Pepsico México lanza la nueva versión Mamut Pop de Gamesa. Mamut Pop contiene galleta; chocolate; malvavisco sabor chicle; chMás...

Click on the slide!

Lacoste comparte el futuro

México, D.F.- En víspera de su 80 aniversario,…

Más...
Click on the slide!

LG inicia la preventa de la OLED TV

Seúl, Corea.- LG Electronics lanzó en Corea del Sur, la preventa de la WRGB OLED TV de 54.6 pulgadas; 4 milímetros (0.16 pulgadas) de espesor, y un peso de menos…

Más...
Click on the slide!

Carlos Mota, 1, 100 años de servicio

México, D.F.- Asistí al evento de la puesta en circulación motivado por el título del libro de Carlos Mota, 1, 100 años de servicio. Vocación, experiencia y perseverancia de los…

Más...
Frontpage Slideshow (version 2.0.0) - Copyright © 2006-2008 by JoomlaWorks

RePosicionamiento

marco_herrera_2

Fue un placer

Estimados amigos: Hoy se cierra un ciclo muy importante en mi vida; inicio una nueva aventura editorial, por lo que éste será mi último artículo después de 70 colaboraciones ...

La columna Marco V. Herrera B. Martes, 1 Marzo 2011

Leer más
next
prev
Comentario ITAM: cuna de la indiferencia social PDF Imprimir Correo electrónico
Domingo 29 de Marzo de 2009 16:42
Escribo este pequeño comentario para expresar mi angustia referente a la problemática de la responsabilidad social en la comunidad itamita. He leído con detenimiento el texto del Dr. Hernández Licona (Desarrollo económico en México) y he intentado reflexionar sobre este y sus implicaciones. Sin embargo, no me es posible reflexionar sobre el desarrollo económico en nuestro país sin antes pensar en las curiosas funciones de utilidad que deben tener los mexicanos en su conjunto, como ciudadanos y consumidores, y las personas que supuestamente dirigen y van a dirigir este país: los alumnos y ex alumnos del ITAM. Recordando una anécdota de un profesor, respecto al incidente que tuvo una mañana al comprar su café, he leído el artículo del Supuesto y, al igual que el texto del Dr. Hernández Licona me ha hecho reflexionar mucho. El texto elegido para el curso Problemas de la Realidad Mexicana Contemporánea me parece sencillamente brillante, comprende todos, sino es que la mayoría, de los aspectos económicos que son necesarios para hacer un análisis de esta magnitud. Lo tiene todo. Retomando un poco el texto, es cierto México es un país sencillamente maravilloso que tiene un gran potencial. Resulta incomparable la riqueza de sus recursos naturales, la grandeza de su historia e incluso la afabilidad de su gente. Sin embargo, como lo recalca Denise Dresser “Hoy el pesimismo recorre al país e infecta a quienes entran en contacto con él. México vive obsesionado con el fracaso.” El análisis contundente nos muestra que por un lado, México es un país capaz. Por otro lado, nos señala los principales problemas que retrasan el impostergable desarrollo económico como pueden ser: la desigualdad social, la mala distribución de la renta interna y externa, la corrupción en las instituciones, la inseguridad social, el marco legal existente y el supuesto Estado de Derecho existente. Además nos auxilia enumerando las soluciones y nos previene mencionando que se trata de procesos con productos a mediano y largo plazo; es decir, entre 25 y 50 años de espera. La pregunta aquí no reside en la falta de capacidad productiva, no efectiva, o en cómo encontrar los problemas o sus soluciones, la pregunta y el problema primal reside es: ¿Por qué no lo hacemos? Tenemos la receta, quizá no sabemos cómo aplicarla o quizá no se encuentra en nosotros. Desgraciadamente todo esto me remota a las funciones de utilidad de las personas que sufrimos de estos percances del desarrollo económico. La función de utilidad puede describirse, burdamente, como la representación matemática de las preferencias de un consumidor, en este caso: un mexicano. Quizá las curvas de este sean de tal forma que la solución al problema primal no esté dentro de este mismo. En otras palabras, en el discurso se propone algo que en la práctica se tiende a obstaculizar. Un claro ejemplo de esto es el caso del Sr. ingeniero Carlos Slim. Una persona que puede influir con tal magnitud en el PIB que claramente podría marcar una diferencia e incluso cerrar un poco la brecha de la desigualdad en México. Podría dedicarse a innovar en vez de bloquear, como lo dice Denise Dresser: “Podría darle mucho de vuelta al país pero opta por seguirlo ordeñando. Que podría competir exitosamente pero prefiere ampararse constantemente”. El presidente de la Comisión Federal de Competencia lo explica con datos congruentes: los consumidores gastan 40% más de lo que debieran por la falta de competencia en sectores como las telecomunicaciones. Además, gracias a la desigualdad social y la mala distribución de la renta, antes mencionada, el precio más alto lo terminan pagando los pobres. Otro alarmante ejemplo es el de la participación de la comunidad “itamita”. En la edición de esta semana El Supuesto, periódico interno de los alumnos del ITAM, Humberto Ceballos en su artículo “ITAM: Cuna de la indiferencia social” menciona el perfil del estudiante de nuestra H institución, desgraciadamente resaltan los adjetivos individualista, egoísta y ambicioso y lo más alarmante de todo: sumamente inteligente y con una tenacidad envidiable. ¿Qué podemos esperar de personas sumamente capacitadas con bases éticas y morales tan pobres? En la clase de hoy, vi como mis compañeros elogiaban el texto del Dr. Hernández Licona y citaban tal cual los problemas y sus evidentes soluciones. Sin embargo, pocos se preguntaron qué hacían ellos por esta situación tan crítica y delicada. Basado en lo comenta Humberto, es lamentable y alarmante esta situación. No quiero parecer, aun más, un pesimista pero creo que es tiempo de ponernos en marcha. Ya es tiempo de presionar al congreso y acelerar las Reformas al estado, las Reformas hacendarias, las Reformas Educativas y comenzar a dar forma a un mejor marco legal y de instituciones. Hay que ser pacientes, pero también hay que ser persistentes y contundentes. En otras palabras, darle continuidad a las reformas a través de las distintas administraciones y los planes sexenales siempre tan diferentes. Es tiempo de crecer en una misma dirección, al menos por un buen lapso.
Este es un comentario sobre "El Supuesto: ranking universitario"