Click on the slide!

Pepsico México lanza el Nuevo Mamut Pop

México, D.F.- Pepsico México lanza la nueva versión Mamut Pop de Gamesa. Mamut Pop contiene galleta; chocolate; malvavisco sabor chicle; chMás...

Click on the slide!

Lacoste comparte el futuro

México, D.F.- En víspera de su 80 aniversario,…

Más...
Click on the slide!

LG inicia la preventa de la OLED TV

Seúl, Corea.- LG Electronics lanzó en Corea del Sur, la preventa de la WRGB OLED TV de 54.6 pulgadas; 4 milímetros (0.16 pulgadas) de espesor, y un peso de menos…

Más...
Click on the slide!

Carlos Mota, 1, 100 años de servicio

México, D.F.- Asistí al evento de la puesta en circulación motivado por el título del libro de Carlos Mota, 1, 100 años de servicio. Vocación, experiencia y perseverancia de los…

Más...
Frontpage Slideshow (version 2.0.0) - Copyright © 2006-2008 by JoomlaWorks

RePosicionamiento

marco_herrera_2

Fue un placer

Estimados amigos: Hoy se cierra un ciclo muy importante en mi vida; inicio una nueva aventura editorial, por lo que éste será mi último artículo después de 70 colaboraciones ...

La columna Marco V. Herrera B. Martes, 1 Marzo 2011

Leer más
next
prev
Bilal de H.A.L. Craig PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Eduardo Aguilar   
Lunes 27 de Febrero de 2012 10:00

México, D.F.- El nacimiento de Mahoma y del Islam se encuentran narrados desde el punto de vista del esclavo que liberó el Profeta en el libro de H.A.L. Craig, Bilal.

"El Islam es bueno para todos los hombres de cualquier raza, condición y color. Todos los hombres son iguales en el Islam. El Islam es la religión elegida por Dios para el hombre (p. 59)", así reza su fundamento teológico.


De esclavo a almuédano
La Arabia que vio nacer a Mahoma, el Profeta, fundador del Islam era una sociedad esclavista y contraria al credo fundacional que he citado. Una sociedad machista que enterraba a las recién nacidas en las arenas calientes del desierto por considerarlas inservibles; una más que alimentar con estómago vacío.

La Arabia que vio nacer a Bilal adoraba a más de 300 de dioses, de piedra y madera. Cada uno de ellos era estimado por la utilidad monetaria que producía a los grandes comerciantes y productores. Todos sancionaban la esclavitud.


Bilal, etíope, hijo de esclavos, se crió esclavo. Un día, Umaya, su amo, le ordena azotar en la cara a Amar que se había atrevido a desafiarlo, sosteniendo que Mahoma enseñaba a adorar a un solo Dios y que todos lo hombres (y mujeres, entiéndase) eran iguales ante Él.

En dos ocasiones suelta el látigo Bilal. Con ello firma su sentencia de castigo y de muerte. Desde su ignorancia predica creer en que existe un solo Dios, y sin rostro.

Al final de su historia como esclavo es comprado por el doble de su precio de mercado y llevado junto al Profeta.
Bilal es nombrado por Mahoma como el primer perseguido por profesar el Islam. Se convierte en su compañero y "asistente" (diríamos hoy). Junto al Profeta, vive todas las vicisitudes del establecimiento del Islam.


Un día, establecida la primera mezquita, presencia la discusión de cómo serán llamados a orar los fieles del Islam. Ni campanas (cristianas) ni tambores (de guerra). Con tu voz, Bilal, convocarás a la oración le indica el Profeta, y le pone la mano en el hombro.

Bilal narra, con admirable sutileza las diferencias religiosas; sobre todo, con Cristo; la supremacía del último Profeta, su condición extraordinariamente humana; y el hecho teológico religioso de que Dios elige a los hombres que creerán en Él, y de que a ningún hombre se le puede imponer la religión.


Ficha Bibliográfica
H.A.L. Craig. Bilal. Tr., María Antonia Menini Pagés, Editorial Sudamericana, Colección Narrativas Históricas, primera edición, Buenos Aires, [impreso en España] 1995.

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Tu dirección de correo:
Título:
Comentario: